Somos Reformados

Somos reformados, en nuestro entendimiento de la salvación.
  • Creemos que Dios creó al hombre y a la mujer en un estado de perfección sin pecado con dignidad particular como los portadores de su imagen en la tierra.
  • Creemos que nuestros primeros padres pecaron contra Dios y desde ese momento toda persona es un pecador por naturaleza y elección propia, y todo nuestro ser está manchado por el pecado (por ejemplo: razonamiento, deseos y emociones). Por el pecado fuimos constituidos enemigos de Dios y no podemos hacer nada para cerrar la brecha entre Dios y nosotros.
  • Creemos que las consecuencias del pecado de nuestros primeros padres son:
    • La separación de Dios Santo y la muerte eterna de cada persona.
    • El quebrantamiento de las relaciones entre personas.
    • El quebrantamiento de las relaciones de las personas con toda la creación.
  • Creemos que Dios en su amor y misericordia sin paralelo ha optado por elegir a algunas personas para la salvación, a pesar de no está obligado a salvar a nadie del justo y merecido castigo del infierno.
  • Creemos que la salvación de los elegidos fue predestinada por Dios en la eternidad pasada.
  • Creemos que la salvación de los elegidos necesitó la vida sin pecado, la muerte expiatoria y vicaria, y la resurrección literal y física de Jesucristo.
  • Creemos que la salvación de los elegidos es por fe a través de la gracia de Dios únicamente, y que la evidencia de esta salvación es una obra empoderada por el Espíritu Santo que se muestra sucesivamente en el continuo arrepentimiento del pecado y la fe en Jesucristo, que conduce a las buenas obras.
  • Creemos que el sacrificio de la cruz es completo y suficiente para el perdón de los pecados pasados, presentes y futuros.
  • Creemos que la gracia salvadora de Dios es en última instancia irresistible y que Dios puede ablandar incluso el corazón más duro y salvar al peor de los pecadores de acuerdo a Su voluntad.
  • Creemos que el evangelio debe ser proclamado con pasión y con urgencia a todas las personas para que todo el que crea pueda ser salvo por medio de la predicación de la Palabra de Dios por el poder del Espíritu de Dios.
  • Creemos que la adoración a Dios es el fin para el cual las personas fueron creadas.