Preguntas & Respuestas

Preguntas difíciles requieren atención. En esta sección encuentra la respuesta.

Esta es una de las preguntas más difíciles de responder para mi, no tanto por el contenido teológico o bíblico del asunto sino mas bien por el sentimiento involucrado.

Lo primero que debemos recalcar en una situación así, aunque esto es la raíz de todas las demás dudas, es que vivimos en un mundo caído. Desde que el pecado entró en el mundo se ha alterado el orden del plan perfecto de Dios. No es de ninguna manera natural la muerte, mucho menos en un niño, ni el hecho de que un padre tenga que enterrar a su hijo. La Palabra de Dios habla del día en que todas las cosas sean restauradas a su orden perfecto así: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apo 21:4).

 La doctrina de la predestinación es una que es en gran manera compleja. Compleja no tanto a lo que es sino más bien a lo que pareciera implicar. Es tan compleja que esta es la primera vez en casi 15 años de estar predicando que creo ya estar listo para poder discutirla.

Primero que nada hay que definir lo que se entiende por “predestinación”. La doctrina de la predestinación es aquella que dice que Dios ha pre-ordenado todas las coas, especialmente que Dios ha elegido, desde antes de la fundación del mundo, a ciertas almas para heredar la salvación y por lo tanto a otras para condenación.

En más de una ocasión he escuchado a personas decir que para tener una pareja primero tenemos que estar completamente contentos como estamos… eso es una tontería. Primero que todo quiero que sepas que el deseo de encontrar a alguien con quien compartir tu vida es perfectamente normal, es más, la voluntad de Dios desde el principio es que no estemos solos (Gen 2:18 “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.”).

puntodepartida-ad