Preguntas & Respuestas

Preguntas difíciles requieren atención. En esta sección encuentra la respuesta.

Primero que todo quiero decirte que esa batalla entre la carne y el espíritu no es algo que te pasa exclusivamente a ti. Todos peleamos la misma guerra y tristemente muchas veces perdemos algunas batallas. Aun el apóstol Pablo, autor de dos terceras partes del Nuevo Testamento, tenía y a veces perdía en esta guerra al punto de decir “¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Rom. 7:24).


Para comenzar a responder esta pregunta, primero es bueno analizar si la Biblia menciona alguna razón por la que nuestras oraciones no sean escuchadas. Desafortunadamente si vemos algunos precedentes Bíblico de oraciones no escuchadas o por lo menos estorbadas. En 1 Pe. 3:7 dice “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.”. El pecado en nuestras vidas, particularmente el maltrato en el matrimonio causa estorbo en nuestras vidas. En otra ocasión leemos que Dios le dice al profeta Jeremías que ya no ore por cierto pueblo ya que su pecado de idolatría ha sido tan grande que Él ya no escuchará esas oraciones (Jer. 7:16).

puntodepartida-ad