Cuando Dios

Cuando Dios
Jun 2015 - Jul 2015
Hay momentos en la vida de todo creyente donde pareciera que Dios no responde, no colabora o llega tarde, y en esos momentos nuestra fe comienza a fallar. Sin embargo podemos atravesar estos momentos con nuestra fe intacta.

prédicas de esta serie

Llega tarde
Dom, Jul 05, 2015
Audio:188
A veces, a pesar de nuestras oraciones más fervientes, Dios no se presenta de la manera en que esperamos que lo haga. Sin embargo, en medio de ello nos lanza un reto y una promesa maravillosa “Si crees, verás la gloria de Dios”. Nos reta a seguir creyendo que él es quien hemos creído que es, aun cuando no responda de la manera que esperamos que lo haga. Nos promete que si lo hacemos, Dios puede usar nuestro peor momento, para su gloria, la gloria de su hijo y nuestro propio beneficio. En este mensaje vemos la historia de Lázaro, a quien Jesús amaba, y aprendemos que aunque no sabemos con absoluta certeza porque Dios pareciera a veces no responder, no colaborar o llegar tarde, sí sabemos que podemos confiar en él mientras tanto.
No Colabora
Dom, Jun 21, 2015
Audio:245
Cuando pasamos temporadas buscando el rostro de Dios y este pareciera no responder, no colaborar o llegar tarde, podemos comenzar a dudar, no solo de su carácter sino de su existencia. En este mensaje vemos la historia del Apóstol Pablo y el aguijón de su carne. Veremos que la falta de cooperación de Dios no es un argumento a favor o en contra de su existencia. También veremos que a veces Dios decide usar, no nuestro talento y nuestra fortaleza para traer gloria a su nombre, sino nuestra debilidad.
No Responde
Dom, Jun 14, 2015
Audio:213
Hay momentos en la vida de todo creyente donde pareciera que Dios no responde, no colabora o llega tarde, y en esos momentos nuestra fe comienza a fallar. Sin embargo podemos atravesar estos momentos con nuestra fe intacta. ¿Cómo? En este mensaje vemos la historia de Juan El Bautista y descubrimos que la situación en la que se encontraba y la aparente indiferencia de Dios no necesariamente reflejaba o parecía coincidir con lo que Dios sentía por él. Y vemos a Jesús retarnos a no tropezar cuando Dios hace las cosas de una manera distinta de la que esperamos.